Sábados de espías: ‘The Wild Wild West’ (1965- 1969)

Como es habitual en nuestro portal de Bandas Sonoras, los sábados dedicamos un espacio para hablar de esas películas de espías que tuvieron un importante éxito gracias a la franquicia de James Bond y el fenómeno de la Bondmanía en la década del sesenta. El turno es ahora para la serie  ‘The Wild Wild West’  realizada entre 1965 y 1969, con la actuación de Robert Conrad y Ross Martin. Sábados de espías: ‘The Wild Wild West’ (1965- 1969).

‘The Wild Wild West’

Fue una serie de televisión estadounidense producida por la cadena CBS. Fue rodada entre 1965 a 1969, con 104 capítulos, los cuales tratan las aventuras de dos agentes del servicio secreto que se movilizan en un ferrocarril: James T. West (Robert Conrad) y Artemus Gordon (Ross Martin) situados en el viejo oeste durante la administración del presidente Ulysses S. Grant. Este programa se ha transmitido y retransmitido en todo el mundo, obteniendo la categoría de clásico y serie de culto.

Western con espionaje

Lo que hace especial a esta innovadora serie es la combinación de Western, espionaje, ciencia ficción, artes marciales, y situaciones realmente pintorescas, en ocasiones hasta lúgubres, envueltas en acción, melodrama, y comedia. Casi todos los capítulos comienzan con el prefijo de: -«la noche de….»-

Los protagonistas

La serie se centra principalmente en Jim West, un seductor agente que, con un estilo inigualable, enamora a bellas mujeres, es un excelente peleador, un gran tirador y es un arsenal ambulante, ya que utiliza artefactos prototipo del siglo 20. Le acompaña Artemus Gordon poseedor de conocimientos enciclopédicos para inventar muchas de las armas que ambos usan en sus misiones, así como tiene la capacidad camaleónica de disfrazarse para caracterizar a todo tipo de personajes. Ambos viajan en un tren por todo el oeste, enfrentando peligros como: indios, científicos locos, revolucionarios, matones, entre otros.

El concepto

Al comienzo, los créditos aparecen en unas ingeniosas caricaturas junto con el impecable tema original del programa compuesto por Richard Markowitz. La serie estaba planeada para que virtualmente todo pudiera pasar, incluso lo más inverosímil.

Para desarrollar el concepto, se crearon todo tipo de artefactos y armas inexistentes en tal tiempo y tal lugar, como bombas de gas, botas con navajas ocultas, dispositivos para trepar muros, telégrafos portátiles, fonógrafos de bolsillo, etc., los cuales se usarían con la misma familiaridad como si fueran cotidianos, así como Pedro Picapiedra usa su «troncomóvil» en plena edad de piedra.

La realidad

En ocasiones la realidad histórica se cruzaba con la del programa, es así como vemos que Jim West en varias ocasiones se topa con planes para asesinar al entonces presidente de México, Benito Juárez y también a Ulises Grant.

Los villanos

Otro aspecto importante serían los villanos, tan vistosos y característicos como en Batman la serie de televisión de los 60. De hecho Burgess Meredith interpreta en un episodio a un científico capaz de crear terremotos, muchos creen que la interpretación de éste se copió del «Pingüino» (también interpretado por Meredith), pero éste se filmó antes que Batman.

El villano más famoso fue el Dr. Miguelito Loveless, personificado por el cantante enano Michael Dunn, tan letal que terminaría enfrentando a Jim West en 10 ocasiones, en los primeros 3 episodios lo acompañaría el gigante Voltaire, interpretado por Richard Kiel (famoso por ser «jaws» en las películas de James Bond de Roger Moore).

Las mujeres

En todos los capítulos aparecería alguna mujer hermosa, ya sea de víctima, villana o incluso también de espía. Entre las bellezas que aparecieron en el programa estaban: Ivonne Craig (la Batgirl en «Batman»), Sue Ane Langdon, Joan Huntington, Sherry Jackson, Marj Dusay, Dawn Wells (la Mary Ann de «La Isla de Gilligan»), entre otras.

Robert Conrad

Se acordó que el protagonista, Robert Conrad, quien les pareció a los productores como la mejor opción porque tenía esa rara habilidad de parecer siempre alerta, no usaría doble. Así Conrad haría tanto persecuciones a caballo, como acrobacias, peleas y escenas en verdad riesgosas, hecho del cual Conrad estaría muy orgulloso. La serie podría pasar como una novela de Julio Verne por lo imaginativa, pero con todo y todo, lo bien estructurado del programa, buenos guiones y unas excelentes actuaciones daban credibilidad a esta fantástica serie.

La influencia de la serie

El uso de artes marciales, en capítulos como «La noche de la muerte súbita», «La noche de la muerte danzante», y «La noche del grito del dragón», entre otros, muestran innovadoras y muy elaboradas coreografías de peleas, que influenciaron a series como Kung Fu (también del Oeste). Steve James, el musculoso actor negro de la serie de películas American Ninja, una vez dijo que sus ídolos en artes marciales eran Bruce Lee y Robert Conrad por la habilidad que tenían de pelear simultáneamente con varios oponentes. En 1984, la revista Black Belt (Cinturón negro), nombró a The Wild Wild West como la mejor serie televisiva acerca de artes marciales, de todos los tiempos, por encima de series como la ya mencionada Kung Fu, El Avispón Verde y Highlander.

Un fenómeno

En los años 60 se editaron cómics de The Wild Wild West, de la editorial Gold Key (en español las publicó Editorial Novaro); en los años 90 otra compañía, Millennium, como tributo publicó nuevas aventuras del Wild Wild West e inclusive novelas hubo. Además, se comercializaron juguetes, tanto pistolas y accesorios del oeste, como figuras articuladas (incluso había la vestimenta de Jim West para el Action Man), también hubo tarjetas de colección.

El legado

En 2006 salió a la venta en Norteamérica un DVD conmemorativo del 40 aniversario de la serie, con los capítulos de la primera temporada, con material especial e inclusive con audio comentarios del propio Robert Conrad para cada uno de los 28 episodios. Dadas las excelentes ventas de este DVD, y, a petición del público, ya salieron a la venta todas las temporadas. Sábados de espías: ‘The Wild Wild West’ (1965- 1969).

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*