Sábados de espías: Bruce Lee en ‘Operación Dragón’ (1973)

Como es habitual es nuestro portal de Bandas Sonoras, los sábados dedicamos un espacio para hablar de esas películas de espías que tuvieron un importante éxito gracias a la franquicia de James Bond y el fenómenos de la Bondmanía en la década del sesenta. El turno es ahora para la cinta  ‘Operación Dragón’  realizada en el año de 1973, con la actuación de Bruce Lee. Sábados de espías: Bruce Lee en ‘Operación Dragón’ (1973).

Ficha técnica

USA / Hong Kong, 1973: Intérpretes: Bruce Lee (Lee), John Saxon (Roper), Jim Kelly (Williams), Ahna Capri (Tania), Bob Wall (Oharra), Shih Kieh (Han), Geoffrey Weeks (Baraithwaite)

Director – Robert Clouse, guion – Michael Allin sobre una historia de Bruce Lee; Producida por Fred Weintraub, Paul Heller y Raymond Chow, Musica – Lalo Schifrin. Una producción de la Warner Brothers.

‘Operación Dragón’

Lee, maestro de las artes marciales, es reclutado por el servicio secreto británico para infiltrarse en un torneo clandestino que organiza el Sr. Han en su isla privada. La inteligencia británica desea que Lee investigue en las instalaciones de la isla porque sospecha que Han es el cerebro detrás de una red internacional de narcotráfico y trata de blancas. Pero además Lee posee poderosas razones para enfrentarse a Han: por su culpa, su hermana debió quitarse la vida. Lee partirá al torneo, y en el camino hará aliados como los americanos Roper y Williams, además de contar con una agente infiltrada en la isla. Y deberá cuidar de sobrevivir la brutalidad del torneo, cumplir la misión, y especialmente, vengar a su hermana.

El género de espionaje

Indudablemente Enter The Dragon (Operación Dragón) participa de muchas de las premisas tanto de la serie 007 como del espionaje en general: espía reclutado es enviado a infiltrarse a una base, atentan contra su vida, descubre la verdad oculta, y desata una batalla campal, invasión incluída. Hay un cerebro criminal carismático y hay una relación fluída entre éste y nuestro héroe. Si el servicio secreto británico recluta a Bruce Lee, ¿por qué no considerarla una película de espías?

Un clásico para no olvidar

El tema es que las artes marciales deslumbran todo, siquiera la excusa inicial para disparar la trama. Enter The Dragon es a todas luces un clásico: no sólo posee escenas y diálogos memorables, sino que funda un género entero. No es que antes de 1973 no existieran películas de artes marciales – la industria cinematográfica de Hong Kong y China se alimentaba de eso -, pero nunca tuvieron el alcance mundial como el que obtuvieron después de este film. Un público ávido de patadas voladoras acudiría en masa a los cines durante los 70 y parte de los 80, en plena euforia del cine de artes marciales. Si se pueden mencionar fenómenos que eclipsaron a la Bondmanía de los 60, sólo se pueden nombrar dos ejemplos de filmes basales que generaron una avalancha de imitadores y que desviaron parte del público habitual del agente británico: Enter The Dragon y, por supuesto, Star Wars.

La trama

La trama es básica, pero en la pureza encuentra la perfección del clásico. Bruce Lee es reclutado para infiltrarse en la Isla del Sr. Han, para descubrir que oculta en sus instalaciones. Lee es un héroe lacónico, de oscura presencia. Es un hombre que carga con dolor en su alma, y que reprime su furia. Ni bien llega a la isla y comienza a participar en los torneos, vemos que es despiadado y letal. Es un asesino que frena sus instintos de venganza, en pos de cumplir la misión primero, pero que no despreciará las oportunidades que tenga para cobrarse deudas con Han. Y si bien es un hombre mal herido espiritualmente, es también un tipo frío y calculador, que evalúa constantemente las posibilidades de ataque – solo lo hace cuando es preciso, no utiliza violencia excesiva a menos que la situación lo amerite -. Comparado con el Bond de Dr. No – que destilaba un aire de asesino implacable -, Lee es un equivalente que no gusta del estilo ni de la clase de 007, pero que resulta más letal por poseer motivos personales. Es una fuerza imparable de destrucción, reprimida hasta el momento en que considere conveniente desatarla.

Bruce Lee

Y si Lee es un héroe muy oscuro, como villano Han no se queda atrás. La presencia que le da Shih Kieh es impresionante; un hombre de refinados modales que puede ordenar acciones crueles sin inmutarse. Considerando que lo que hoy conocemos como blockbusters (las películas tanque que arrasan la pantalla) empezaron con James Bond en los 60, y que Enter The Dragon sería una de las primeras en arrebatarle el puesto central – un hecho que llegaría hasta nuestros días, donde cada estudio prepara una serie de filmes tanque para arrasar la taquilla -, el film obtuvo mucho éxito en gran parte a tomar elementos bondianos (el héroe, espía y asesino; el villano brutal; la base secreta a ser volada), devolverlo a sus esencias y enfatizar los matices más oscuros y crueles de los personajes centrales. Si Bond era un modelo de asesino con clase – al que se le fue limando oscuridades durante los últimos films de Connery – y era el modelo cinematográfico de acción por excelencia durante los 60, pierde el puesto en los 70 con íconos como Bruce Lee, que son aún más salvajes y despiadados pero con el carisma suficiente como para que el público no los rechace.

Filosofía

Así mismo la película, basada en un borrador de Lee, contiene muchas ideas personales del actor y de la particular filosofía del arte marcial que había creado – Jeet Kune Do -. Ciertamente se encuentran camufladas entre líneas – su intención era que fuera un vehículo para una nueva filosofía en artes marciales, donde cuerpo y espíritu actúan como uno solo a la hora del ataque y la defensa, y donde era posible generar una línea de conducta para evaluar al entorno que lo rodea -. El mismo se considera un arma en continuo perfeccionamiento, y que sólo debe entrar en acción en graves circunstancias, ya que su uso puede ser letal. Mucha de su filosofía, lamentablemente, fue podada por el otro guionista o quedó en el cuarto de edición (por ejemplo, en un momento Bruce Lee decía: “Cuando mi oponente se expande, me contraigo, y cuando se contrae, me expando, y cuando hay una oportunidad, yo no golpeo. Golpea por sí mismo.”).

Conclusión

Como curiosidades, en el casting figuran Jackie Chan y Sammo Hung, en papeles ínfimos – entre las decenas de luchadores que acuden a la isla -. El film cuenta con otra banda sonora memorable de Lalo Schifrin, acorde al espíritu de la trama. Y es una lástima que Lee falleciera tres semanas antes del estreno de la película. Gran clásico de las artes marciales. Cuenta con algunos diálogos y situaciones terribles, pero la mayoría del filme y el brillo de Bruce Lee lo transforman en una película memorable. Toma elementos clásicos bondianos para construir la trama, básica pero efectiva, que sirva de excusa para exhibir los maravillosos combates coreografiados por Lee. El final del laberinto de espejos es una secuencia inolvidable, y 007 la tomaría para The Man With The Golden Gun.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*