Sábados de espías: ‘The Ipcress File’ (1965)

‘The Ipcress File’ (1965) es la primera película de la trilogía clásica de Harry Palmer, el agente secreto creado por el novelista británico Len Deighton. La particularidad de estos filmes es que están producidos por Harry Saltzman – el coproductor de la saga de James Bond -, como un intento de generar un cine de espías mucho más realista que 007. Este tipo de iniciativas sería el inicio de la ruptura con Cubby Broccoli de la serie 007 a mediados de los setenta. Sábados de espías: ‘The Ipcress File’ (1965)

Ficha técnica

GB, 1965   Reparto: Michael Caine (Harry Palmer), Nigel Green (mayor Dalby), Guy Doleman (coronel Ross), Sue Lloyd (Jean Courtney), Gordon Jackson (Carswell), Aubrey Richards (Dr. Radcliffe)   Director: Sidney J. Furie    Guion: Bill Canaway y James Doran sobre la novela homónima de Len Deighton Música: John Barry

‘The Ipcress File’

Un científico ha sido secuestrado en suelo británico, y el agente que lo custodiaba ha sido asesinado. Para reemplazarlo, el coronel Ross del servicio secreto asigna a Harry Palmer para que trabaje a las órdenes del mayor Dalby, jefe del servicio de contraespionaje. La primera misión que recibe es ubicar a un operador conocido como Bluejay, quien se encarga de extorsiones y operaciones negras, y de quien se sospecha que tiene en su poder al científico. Rastreando las pistas de Bluejay, Palmer encuentra un depósito abandonado con señas de que algún tipo de laboratorio ha sido montado en él; y la única pista que queda son los restos de una cinta que está titulada con el nombre de IPCRESS.

El equipo técnico

Para esta primera aventura de Harry Palmer, hay una buena parte del equipo técnico de la saga 007 involucrado en ello: músico John Barry, editor Peter Hunt, diseñador de producción Ken Adam. En el sillón del director está Sidney J. Furie. The Ipcress File no deja de ser un filme chato. Los personajes son interesantes, pero la historia no lo es tanto. Sin dudas Michael Caine como el cínico Harry Palmer se lleva las palmas, pero el tema es que la premisa es bastante rebuscada y, al momento de las revelaciones, no hay tanta sorpresa.

El guion

El punto es que la historia central es muy corta, y el guion toma una enorme cantidad de tiempo en llegar a ella. Es algo usual en las historias de Len Deighton, donde vemos el incidente inicial y después viene un montón de rutina que sirve para establecer los personajes, pero que en sí no resulta tan interesante. Además hay un par de puntos flojos como el hecho de que el traficante Bluejay está siempre a la vista del servicio secreto inglés y no se deciden a atraparlo y presionarlo; tampoco queda claro por qué se toman la molestia de atrapar a Palmer para lavarle el cerebro en vez de sencillamente liquidarlo.

Conclusiones

En resumen, una película de espionaje aceptable de la Guerra Fría. Los diálogos tienen su chispa, pero falta tensión y buenos villanos. Las revelaciones no tienen sorpresa. Es simplemente una aventura standard de Harry Palmer.

Artículo tomado del portal arlequin de Argentina.

Imágenes tomadas del portal IMDB.COM

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*