‘The Song of Names’ un salto de fe en una historia de hermanos

‘The Song of Names’ se puede definir como un salto de fe… a la persistencia de un hombre que busca durante décadas a su amigo de la infancia. Dicen quien persevera alcanza, un refrán que se acomoda a la séptima película realizada por el canadiense François Girard. Acá está la historia de Martin, un obstinado hombre que su corazón tiene muchas dudas sobre la desaparición de Dovidl. ‘The Song of Names’ un salto de fe en una historia de hermanos.

‘The Song of Names’

En pleno estallido de la Segunda Guerra Mundial, el pequeño Dovidl llega a Londres como refugiado judío desde su Polonia natal. Con solo 9 años es un prodigio del violín, lo que propicia su acogida en una destacada familia británica, que le integra como un hijo más y promociona sus estudios musicales. Dovidl se convierte en el mejor amigo de su nuevo “hermano” Martin. Años después, Dovidl está a punto de ofrecer su primer y esperado concierto, pero horas antes desaparece sin dejar rastro, provocando la vergüenza y la ruina de la familia, y dejando a Martin sumido en la tristeza y la incertidumbre.

Convertido en profesor y experto musical, Martin (Tim Roth), ya adulto, descubre por casualidad a un joven violinista que le muestra una filigrana estilística que sólo Dovidl podría haberle enseñado. Martin comienza entonces una búsqueda que le llevará a recorrer medio mundo y a adentrarse en su propio interior para intentar dar respuesta a las preguntas silenciadas durante tantos años.

Reparto

Aparte de la historia, ‘The Song of Names’ tiene un reparto excepcional, que reúne a Clive Owen, Tim Roth y Catherine McCormack que le dan la fuerza a una adaptación a la novela escrita en 2001 por Norman Lebrecht que pretende buscar las razones que tuvo Dovidl para desaparecer. El recurso del director François Girard para entender la desaparición son los flashbacks que remontan a los inicios del genio judío en quedarse en la familia británica y en la relación con su nuevo hermano.

El canadiense utiliza el recurso cinematográfico en ‘The Song of Names’ para que el espectador entienda porque la obstinación de Martin por encontrar a Dovidl treinta y cinco años después de su desaparición. Para ello, debe desplazarse a varias ciudades en el mundo y preguntar qué fue lo que pasó?

Preguntas

La trama de ‘The Song of Names’ podría ser obvia desde el punto de vista que se mire, por la historia tiene preguntas sencillas sin las respuestas que se necesiten.  ¿Cómo se permite Martin su obsesión por recorrer varias ciudades para entender lo que sucedió? ¿Por qué Dovidl no pudo simplemente decirle lo que sucedió? ¿Por qué todo parece encajar tan fácilmente 35 años después de este momento decisivo? Son 111 minutos de metraje que nos invitan a entender la posiciones de ambos, pero es al final, que el espectador entenderá la verdadera razón de su huída. Y reitero, si era necesario esperar tanto tiempo, la respuesta la tiene Martin en su mente, de entender porque los abandonó y su familia había quedado en la ruina.

Hay algunos puntos álgidos emocionales en ‘The Song Of Names’, desde un duelo de violines con el rival polaco de Dovidl en un refugio antiaéreo en tiempos de guerra hasta una reunión en la que el razonable y apacible Martin de Roth finalmente desata la ira y el dolor que se han desvanecido. Roth presta seriedad y sinceridad al cine y tiene el mejor de los dos roles. Clive Owen no parece del todo cómodo como el Dovidl adulto, aunque, irónicamente, la película finalmente te deja deseando que fuera su historia la que ocupó el centro del escenario en lugar de la búsqueda obstinada de Martin por la verdad y el cierre.

Conclusiones

Finalmente, ‘The Song Of Names’ es un drama que por momentos pierde el ritmo de la historia, a pesar de los flashback que se manejan de forma permanente en la película, esta por momentos es lenta y predecible. Pero ello, no demerita el filme, que se ve fortalecido por las actuaciones, especialmente a Tim Roth, que está posicionado en el rol y entiende que su salto de fe le permitirá salir de una duda que tiene más de 35 años en su corazón.

Ficha técnica

Título original: The Song of Names   Año: 2019   Duración: 111 minutos   País: Canadá   Dirección: François Girard   Guion: Jeffrey Caine (Novela: Norman Lebrecht)   Música: Howard Shore   Fotografía: David Franco   Reparto: Clive Owen, Tim Roth, Saul Rubinek, Catherine McCormack, Jonah Hauer-King, Gerran Howell, Stephen Graham, Richard Bremmer, Julian Wadham, Jeffrey Caine   Productora: Coproducción Canadá-Reino Unido-Alemania-Hungría; Serendipity Point Films / Lyla Films / Feel Films / Film House Germany / Proton Cinema. Distribuida por Sony Pictures Classics   Género: Drama | Música

‘The Song of Names’ un salto de fe en una historia de hermanos

2 comentarios

  1. «The song of names» La canción de los nombres»

    En lo particular me pareció que el Director Francois Girard, pretendió a través de la música clásica plasmar una historia de drama, exhaltando un pasado doloroso y todavía vigente en la memoria de la comunidad Judía en Polonia, por su casi completo exterminio por parte de la Alemania Nazi, en la segunda Guerra Mundial.

    Siendo una historia muy sensible, tuvo algunos momentos muy lentos pero logró robarme toda mi atención más cuando contempló en todo su rodaje idas y regresos en el tiempo pasado y presente, estilo que exige mayor miramiento. Cómo también la compresión y análisis desde el contexto político, sociocultural y psicoemocional, que para mi concepto, es el hilo que cose la historia de estos personajes y lo que prentendió plasmar el Director.

    Me impactó el momento cuando el padre de Dovidl, por su deseo de proteger e impulsar el talento y genialidad al violín de su hijo, lo entrega a una familia británica prestaste y muy distinguida en el mundo de la música clásica cuando solo tenía 9 añitos, pero no imaginando que sería la última vez que se verían por el holocausto de la guerra.

    Martin, hijo de esta familia distinguida, y Dovidl niños unidos por la música pero con grandes diferencias , costumbres, principios y valores logran tejer a través de su convivencia una relación amistosa pero con velos de la competencia y desconfianza, precisamente por sus creencias tan marcadas en su ADN.

    Un evento histórico marca y cambia el destino de Dovidl Rapoport, cuando en los medios de comunicación se declara la derrota de Polonia por los Nazis y ante ello el exterminio de casi toda su población. Uyy! La escena para mostrar, cómo entre los seres entrañables existe la conexión, mostrando al niño llorando y sumido en tristeza con la imagen de la foto de sus padres y hermanos, sintiendo el vacío de su corazón y el frío de la muerte. Vaya!!! Dejando al espectador la sensación de que ese momento, ese hecho, le cambiaría por completo el destino de Dovidl.
    El dolor profundo de Dovidl creció con él e inicia el rastro de su familia que lo devastó y mató su sueño, su deseo, su pasión de ser el prodigio del violín para la clase pudiente y lo llevó a renunciar a su carrera. Así se refleja esta decisión cuando siendo ya joven, tiró la toalla e hizo su aparición en el evento más importante y prometedor de su vida artística, no solo para él sino para toda la Familia Simmons; decisión que acabó con el padre de Martin.
    Pero un acto que presencia Martin, 35 años después, por uno de sus alumnos de música, lo motivó a seguir el rastro de su compañero de la niñez para saldar escuchar respuestas.

    Martín logra dar con el rastro de Dovidl, después de muchas pistas y personajes que le hablaron de él, de su comportamiento y frustrada y traumada vida.

    Llegó el momento tan esperado de la búsqueda y lo que se percibió fue el odio y la rabia por parte de Martin , por el inaceptable comportamiento de la huida, olvidando por un momento el alma lacerada de Dov, reclamándole de alguna manera que su desaparición acabó con la vida del Sr. Peter, padre de Martin. Así mismo se dejó ver la pena que le ocupaba en ese momento a Dovidl y su difícil camino recorrido ocupándose de rezos y plegarias y tocar melodía que compuso para ellos «la canción de los nombres» para calmar la tristeza que le provocaba a un judío morir con toda su familia.

    Un diálogo que terminó en ofrecer un concierto y pagarle el violín como retribución a la pena causada. Y fue este maravilloso acto el que los liberó de ese cubo de culpas y angustias en qué estaban atrapados ambos permitiendo trazar una nueva ruta para sus vidas.

  2. ‘The Song of Names’ es una propuesta válida desde muchas formas de ver el cine. Es curioso que algunos críticos de cine dicen que la película se hubiera definido en la primera media hora, si Dovidl le hubiera contado a su nueva familia que era lo que le ocurrió y es allí, donde la cinta marca la propuesta de crear un contenido dramático por conseguir la verdadera respuesta del alejamiento.

    Lo doloroso de todo es el sentimiento de impotencia de Martin para entender las cosas al igual que los espectadores, que comprendemos qué fue lo que pasó!

    Gracias por el comentario Luz… tu sensibilidad se plasma en las palabras que escribes. Un gran abrazo!!!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*