Sábados de espías: ‘Dr. Goldfoot and the Bikini Machine’ (1965)

Vincent Price era un reconocido actor que sobresalió en la década de los 60, sobretodo con sus interpretaciones en películas clase B realizadas en gran parte por Roger Corman, que fueron basadas en algunas de las obras del escritor Edgar Allan Poe, como La caída de la casa de Usher (1960), El cuervo (1963), La máscara de la muerte roja (1964) y La tumba de Ligeia (1965). Price también tuvo tiempo para hacer de villanos en dos películas de espías, hoy en Sábados de espías: ‘Dr. Goldfoot and the Bikini Machine’ (1965).

‘Dr. Goldfoot and the Bikini Machine’

El malvado Dr. Goldfoot, a pesar de las continuas equivocaciones de Ygor, su estúpido ayudante, ha concebido un plan para convertirse en el hombre más poderoso del mundo. Para ello cuenta con la colaboración de su equipo de robots con aspecto de lindas jovencitas, programadas para hacerse con la voluntad del objetivo asignado, siempre un personaje influyente. Frente a su diabólico proyecto únicamente se encuentra un aprendiz de agente secreto al que Diana, una de las robots, confundió con el hijo de un millonario.

Una curiosa mezcla entre el cine de terror que tenía como villano a un científico loco y el subgénero “de playa”, típico de los años 50, acompañado por la tendencia de la Bondmanía de la época. El resultado es una alocada parodia, protagonizada por dos de los intérpretes típicos de los dos géneros antes mentados: Vincent Price y Frankie Avalon, respectivamente. Su relativo éxito provocó una secuela, ‘Doctor Goldfoot and the Girls Bombs’, coproducida por Estados Unidos e Italia y dirigida por Mario Bava.

Una película de culto

                                                                                        Cartel para Dr. Goldfoot and the Bikini Machine (1965)

El nombre del villano y la película ‘Dr. Goldfoot and the Bikini Machine’ nace de los nombres de dos películas de James Bond, ‘Dr. No’ (1962) y ‘Goldfinger’ (1964). Con el paso del tiempo, esta cinta ha alcanzado cierto estatus de culto por las tendencias utilizadas, el fenómeno de Bond, la presencia de Price, el subgénero de playa, las chicas en bikini, la sexualidad latente en varias partes del filme, la animación con plastilina en la secuencia del título diseñado por Art Clokey y la canción realizada por The Supremes ayudaron a que la cinta se mantenga en el tiempo.

Dificultades

                                                                                                          Imagen de Dr. Goldfoot and the Bikini Machine (1965)

Inicialmente, la película se llamaría ‘Dr. G y su máquina del sexo’, pero se quedó en intenciones, porque Eon, dueña de los derechos de las películas de James Bond, pensaba que el título era muy parecido a la primera cinta de Bond, por ello, se llamó diferente para evitar una posible demanda. Independiente de que el nombre tuviera relacionamiento del nombre con dos películas… ya había un fenómeno y todos querían de alguna manera copiar a Bond. La película tuvo un presupuesto de un millón de dólares.

Curiosidades

Reseñamos algunos datos para resaltar del filme: una de las chicas que hace parte del equipo de robots en bikini, era Deanna Lund, quien estaba en el elenco de la serie de Irwin Allen Tierra de los Gigantes. Otro dato: Frankie Avalon y Dwayne Hickman realizan los mismos personajes de una película que hicieron en el año anterior, pero sus nombres fueron cambiados.
Por esa época, comenzaban los cameos, dos de ellos se presentaron en este filme: Annette Funicello hace de una mujer encerrada en las poblaciones medievales, por su parte Frankie Avalon levanta la cabeza, y luego mira a la cámara y dice: «No puede ser!», donde ambos habían participado en el filme ‘Ski Party’ del mismo año. Por su parte, Harvey Lembeck también hace un cameo como ayudante de Goldfoot, Hugo, en el especial de televisión The Wild Weird World of Dr. Goldfoot de esa misma época.

Vincent Price molesto

La idea original del filme era otro. Según el biógrafo de Norman Taurog en una entrevista con Price manifestó que el guion original era una cinta musical, mezclada con el género del horror . Precio declaró: «Podría haber sido divertido, pero se cortó toda la música a cabo». El escritor añadió: «Una de las mejores escenas que he visto en la película fue a Vicente Prince cantando sobre la máquina del bikini – fue excelente. Y me dijeron que fue sacado porque Sam Arkoff cree que el precio de Vincent parecía demasiado. 

Taroug continúa: El plan original había sido seguir la fórmula AIP ( American International Pictures) con las canciones integradas en toda la película, pero hacen una reescritura … y el guión final termina siendo una parodia de James Bond, pero sin canciones. Esto al final, decepcionó mucho a Vincent Price, que quería mostrar otra faceta en su carrera artística.

Ficha técnica

Título original: Dr. Goldfoot and the Bikini Machine   Año: 1965   Duración: 88 minutos   País: Estados Unidos   Dirección: Norman Taurog   Guion: Robert Kaufman, Elwood Ullman (Historia: James H. Nicholson)   Música: Les Baxter   Fotografía: Sam Leavitt   Reparto: Vincent Price, Frankie Avalon, Dwayne Hickman, Susan Hart, Jack Mullaney, Fred Clark, Patti Chandler, Mary Hughes, Salli Sachse, Luree Holmes, Annette Funicello   Productora: American International Pictures (AIP)   Género: Comedia. Ciencia ficción | Espionaje

Sábados de espías: ‘Dr. Goldfoot and the Bikini Machine’ (1965)

Imágenes tomadas del portal imdb.com

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*