Sábados de espías: ¿What’s Up, Tiger Lily? (1966)

Para los amantes al cine, Woody Allen puede ser un maestro de la actuación y la dirección, para otros lo contrario. Cada película de él la disfrutamos al máximo por su irreverencia y humor. Resulta que su primera película como director fue a mediados de los años sesenta y fue de espionaje. ¿Quieren conocer su historia? Bienvenidos a Sábados de espías: ¿What’s Up, Tiger Lily? (1966).

¿What’s Up, Tiger Lily?

                                                       Woody Allen and China Lee in What’s Up, Tiger Lily? (1966)

Woody Allen parte de una película japonesa de espías («Kagi No Kagi») en la que sustituye el guion original y los diálogos por otros completamente diferentes. El resultado es una película que cuenta las aventuras del agente Phil Moskowitz, que participa en una arriesgada misión para conseguir la receta de “la mejor ensalada de huevo del mundo”. Moskowitz, con la ayuda de las hermosas Suki Yaki y Teri Yaki, debe impedir que esa receta única caiga en las manos del malvado Shepherd Wong.

El comienzo de Woody Allen

Woody Allen empezó su carrera como humorista a los 16 años. En 1957 se le concedió su primer premio Sylvana Award y tomaría la decisión de adoptar el seudónimo de Woody Allen, pues su nombre real es Allen Stewart Konigsberg, así comenzaría a trabajar individualmente, llegando a ejercer la tarea de director de sus espectáculos en la cadena de Hoteles Borsch Belt de Nueva York, donde ya habían trabajado otros humoristas importantes como Jerry Lewis.

En 1965 escribió el guion y apareció en un papel secundario en la película «¿Qué Tal, Pussycat?» (1965), cinta dirigida por Clive Donner y protagonizada por Peter Sellers, Romy Schneider y Peter O’Toole. Un año después debutó como director con “¿Qué Pasa, Tiger Lily?”, al ver su primer trabajo quizás piensen que están visionando una de tantas películas de acción a la japonesa. ¿Por qué no pensarlo, si eso es lo que muestran los primeros minutos del filme? patadas ninja, una especie de James Bond con ojos rasgados y una doncella en peligro. La primera película de Woody Allen tenía que llevar un sello especial y aunque para muchos, ésta película no figure mucho en el bagaje cinematográfico de este gran director, hay que ser sinceros y reconocer que fue su ópera prima en dirección.

Sábados de espías

¿Qué es lo que se propone Allen con este filme? Él mismo lo cuenta al principio de la cinta. Le han encargado hacer “la mejor película de espionaje”, y no ha tenido mejor idea que tomar una película japonesa ya terminada y reemplazar la banda sonora con una de su invención (totalmente diferente de la original) así nace una comedia totalmente delirante, de la que se puede adivinar el increíble futuro que tendrá su autor. Es decir, las escenas ya habían sido grabadas con anterioridad para un filme japonés de baja categoría. Es decir, la película ya existía como tal.

La idea de los productores, era tomar las imágenes y simplemente crear un nuevo guion, una nueva banda sonora y montar las escenas de acuerdo a un sentido común. Es decir, del original que era una película de espionaje, pasó a ser una de comedia. El guion estuvo a cargo de Woody Allen, quien cambió toda la historia y simplemente grabaron nuevas voces para que reemplazaran las voces originales de la película. Entonces hablaríamos de una «dirección» algo rara de Woody, porque él no es necesariamente quien dirigió las escenas que vemos en ella, sino, su par japonés Senkichi Taniguchi, quien fue el director de la cinta original.

Aparte de cambiarle las voces y la banda sonora, se le añadieron escenas extras para que tenga algo de concordancia con la nueva trama que había escrito el director neoyorquino. El detalle es que estas nuevas escenas no le agradaron para nada a Woody, desentendiendose al final de ella, con lo cual a veces no se le relaciona mucho con el producto final. Para Allen éste no fue su primer trabajo como director, pero para críticos y para la historia, «¿Qué Pasa, Tiger Lily?», es considerada su primer hijo en el cine.

La historia

Desde que comienzan los títulos (donde un dibujito del director busca meterse en el escote de una japonesa), hasta que termina el filme, es una cinta entretenida para ver en casa un sábado en la tarde.  Lo rescatable del filme es su «originalidad», en la concepción de utilizar el doblaje y la edición para cambiar por completo el argumento de una película ya terminada.

Pero si bien la idea de partida era bastante atrevida y emocionante, el resultado final le falta al propósito, pues quizá el cineasta pecara de heterodoxo y revolucionario escogiendo para su experimento una película tan mediocre, al ver armas de fuego de utilería, mafiosos asiáticos malos, serpientes venenosas y chicas sexys, a parte de todo estos elementos la convierten en una obra divertida. Finalmente, en la mitad de la película, aparece un entrevistador y éste le pregunta: «Woody, ya que la historia es un poco difícil de seguir, ¿le importaría dar a la audiencia y para mí un breve resumen sobre lo que ha pasado hasta ahora?» A la que Allen simplemente responde: «No”, y de nuevo sigue la cinta.

Ficha técnica

Título original: What’s Up, Tiger Lily?   Año: 1966   Duración: 76 minutos   País: Estados Unidos   Dirección: Woody Allen, Senkichi Taniguchi   Guion: Woody Allen, Frank Buxton, Len Maxwell, Louise Lasser, Mickey Rose, Julie Bennett, Bryan Wilson, Ben Shapiro   Música: Jack Lewis   Fotografía: Kazuo Yamada   Reparto: Tatsuya Mihashi, Mie Hama, Akiko Wakabayashi, Tadao Nakamaru, Woody Allen   Productora: Toho / Benedict Pictures Corp. / National Recording Studios. Distribuida por American International Productions   Género: Comedia |Espionaje

                                                                                   Woody Allen y China Lee en What’s Up, Tiger Lily? (1966)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*