Sábados de espías: ‘The Naked Runner’ (1967)

A fines de los 60 Frank Sinatra no estaba contento con su carrera cinematográfica, especialmente después de su contrato con la Warner que lo había obligado a participar en numerosos fracasos de taquilla – como El Asalto al Queen Mary -. Quedando un filme a rodar con la productora para cancelar sus obligaciones, Sinatra fue contactado por su amigo Brad Dexter para embarcarse en un thriller de espionaje. Sábados de espías: ‘The Naked Runner’ (1967).

Ficha técnica

GB, 1967: Intérpretes: Frank Sinatra (Sam Laker), Peter Vaughan (Slattery), Derren Nesbitt (Coronel Hartmann), Nadia Gray (Karen)

Dirigida por Sidney J. Furie. Guion de Stanley Mann sobre la novela de Francis Clifford.

‘The Naked Runner’

El coronel Hartmann del servicio secreto de Alemania Oriental ha secuestrado al hijo del norteamericano Sam Laker, y ahora lo tiene a su merced. La idea de Hartmann es utilizar a Laker – retirado del ejército desde 1945 y sin ninguna participación en actividades de espionaje, pero un experto francotirador en su momento – para que asesine a un importante científico. Numerosos contratiempos se producen en la misión, y todo parece indicar que la vida del niño pende de un hilo a menos que Sam Laker termine la misión de una u otra forma.

La historia

En primer lugar, la idea de realizar una última película de espías para Warner, no era del agrado del cantante hasta que al proyecto se le sumó el director Sidney J. Furie – el mismo de The Ipcress File, el primer largo del agente Harry Palmer -, con lo cual se hizo viable. En segundo lugar, a Sinatra le había gustado Ipcress… y consideró que regresar a su vena dramática sería más redituable para su hoja de vida en el cine.

El rodaje

Lo cual no significa que el rodaje de The Naked Runner no estuviera exento de problemas. Dificultades con la adaptación del guion así como las actitudes de de Sinatra – frecuentemente paralizaba el rodaje, por aspectos externos terminaron por saturar al director Furie. A punto de dar el portazo, Dexter logró convencer a Furie que se quedara y terminará de rodar como fuera – con dobles de Sinatra para las escenas e imitadores para el doblaje -. Aún con todo los inconvenientes The Naked Runner fue un modesto éxito, aunque la crítica se encargó de acabar con el filme.

Historia plana

Ciertamente Sidney J. Furie logra construir un clima opresivo y claustrofóbico, donde el personaje de Sam Laker es la marioneta de los servicios de inteligencia. Pero el gran problema con la trama es que es lineal; cuando existe un personaje atrapado en semejantes circunstancias, el espectador se encuentra a la expectativa de algún golpe de sagacidad donde la víctima logre invertir los roles con sus opresores, cosa que no ocurre a lo largo de todo el guion. Por el contrario asistimos al desarrollo completo del plan, con algún que otro contratiempo – el científico que cambia de locaciones imprevistamente -, y a lo sumo alguna situación que se va de las manos cerca del final. Pero no hay suspenso en absoluto, sino una larga tortura china viendo a estas retorcidas mentes dominar la situación.

Frank Sinatra

A pesar de lo que diga la crítica, la perfomance de Frank Sinatra es muy buena. Completamente diferente a sus roles habituales, lo suyo es sutil – como el simulacro de ejecución que le hace Hartmann, o la sensación de soledad cuando su amigo Slattery lo deja completamente a la deriva -. El tema es que, si uno analiza la trama, ve que semejante teatro se ha montado sólo porque Laker era un excelente francotirador hacía 20 años. Pero existe más de un método (y de un hombre disponible) para liquidar a alguien sin que sea por medio de un rifle con mira telescópica. En ese sentido la historia es absurda.

Conclusiones

Un pasable thriller de la Guerra Fría. Finalmente, Sinatra envuelto en una sufrida conspiración al estilo de las novelas de John Le Carre; pero la historia no termina por ser satisfactoria y todo se ve demasiado complejo y sin suspenso en pantalla. Sábados de espías: ‘The Naked Runner’ (1967)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*