Sábados de espías: ‘Los Vengadores’ (The Avengers) (1961 – 1969)

Nuestros sábados se han convertido en sábados de espías. Dedicamos un espacio para conocer todas esas películas y series de televisión, que de alguna manera se basaron en el personaje de James Bond. En la década de los sesenta, hubo un fenómeno llamado Bondmanía, que inundó las salas de cine y que hoy todavía se refleja. Hoy el turno en Sábados de espías: ‘Los Vengadores’ (The Avengers) (1961 – 1969)

Ficha técnica

Gran Bretaña, 1961 – 1969: Intérpretes: Patrick McNee (John Steed), Ian Hendry (Dr. David Keel – 1º temporada), Honor Blackman (Cathy Gale, 2º y 3º temporada), Diana Rigg (Emma Peel, 4º y 5º temporada), Linda Thorson (Tara King, 6º temporada), Patrick Newell (Madre)

Creada por Sydney Newman. 161 episodios de 60 minutos emitidos entre enero 1961 y setiembre 1969 (104 en blanco y negro, y 57 en color). Música de Laurie Johnson (a partir de la cuarta temporada).  Sábados de espías: ‘Los Vengadores’ (The Avengers) (1961 – 1969)

‘Los Vengadores’

La organización secreta inglesa el Ministerio cuenta con dos armas para combatir a los enemigos del Imperio Británico, y a aquellos dementes que desean conquistar el mundo: se trata del refinado John Steed y la sensual agente Emma Peel. Juntos deberán combatir a jugueteros locos, ejércitos de robots, sociedades venusinas y un sin fin de criminales desquiciados, haciendo gala de sus talentos de combate e ingenio, pero sin perder la calma y la compostura. “Crímenes extraordinarios cometidos contra la gente y el Estado deben ser vengados por agentes extraordinarios !”. Sábados de espías: ‘Los Vengadores’ (The Avengers) (1961 – 1969)

El comienzo

En el reducido olimpo reservado para películas y series de culto, ‘The Avengers’ ocupa un lugar destacado. Es otro producto más que prosperó a la sombra de la Bondmanía de los 60, si bien sus orígenes datan de 1960, cuando 007 sólo era el héroe de una serie de novelas. Es también la primera serie británica que alcanzó popularidad a nivel internacional, en un pequeño nicho que compartió junto con Danger Man (con Patrick Mc Goohan) y su seudo continuación surrealista The Prisoner.

The Avengers

Es el fruto de una extraña evolución, marcada por la creatividad de los guionistas en sus diferentes temporadas. En 1960 la Associated British Corporation le pide a Sydney Newman que desarrolle una serie policial. Newman aprovecharía la popularidad que había obtenido Ian Hendry en la fugaz serie Police Surgeon, y lo pondría en el papel principal, otra vez en el rol de un médico. Pero también le daría un co protagonista, papel que sería ocupado por Patrick McNee.

Primera temporada

En su primera temporada se narraba el origen de la serie; unos narcotraficantes entregan por error un paquete con droga a la novia del Dr. David Keel (Hendry), y para evitar que los reconozca terminan por matarla. Keel jurará venganza (de allí el nombre de la serie) y recibiría la ayuda profesional de un oscuro agente secreto llamado John Steed. Esa primer temporada difería mucho de lo que hoy conocemos de The Avengers, ya que su trama es estrictamente realista y policial. Incluso el personaje de Steed estaba totalmente alejado del carácter tal como se conoce.

Ingresa Honor Blackman a la serie

La serie tuvo un modesto éxito, pero al final de la temporada se sumaron varios factores que determinaron la partida de Ian Hendry. Uno sería una huelga de actores, y la otra, la posibilidad de seguir una carrera cinematográfica para explotar su relativa popularidad, cosa que jamás Hendry podría concretar de modo exitoso. Así fue que para la segunda temporada, Steed pasa a liderar el show; y su nuevo co-protagonista (originalmente pensado para un hombre), terminaría en manos de Honor Blackman. Su personaje de Cathy Gale sería la primera heroína televisiva, una mujer de armas tomar, y así es como la serie comenzaría a marcar rumbos en la televisión.

Segunda y tercera temporada

Tanto la segunda como tercera temporada siguieron marcadas por el tono policial, aunque ya se trataban algunos temas de espionaje (robo de virus, complots gubernamentales, etc). La serie en ese entonces ya era popular y se vendía bien a los mercados internacionales. Pero al final de la tercera temporada, Blackman abandonaría la serie en pos de otra carrera cinematográfica que nunca se concretaría de forma exitosa, y especialmente tras obtener un papel muy especial: el de Pussy Galore en Goldfinger. Como veremos, toda la historia de la serie está marcada por abandonos de sus co-protagonistas, y la saga de 007 jugaría un papel muy importante ligada al desarrollo del show.

La llegada de Diana Rigg

Cuando Blackman se va en 1964, los productores entraron en pánico. La serie era un éxito comercial, y tenían enormes interrogantes de cómo reemplazarla. Cada cambio de protagonista involucraba un cambio de estilo en la temática y en los guiones; pero sería entonces cuando aparecería Diana Rigg, y el resto se volvería historia.

The Avengers se convierte en fenómeno de culto

Gracias a Rigg, McNee y fundamentalmente, a Brian Clemens. Clemens es hoy un ícono de la televisión británica: entre sus hits figuran The ProfessionalsThe AdventurerDanger Man, y una gran parte de las mejores series británicas que obtuvieron reconocimiento mundial, sin contar trabajos para la Hammer. Será Clemens quien defina el abandono del estilo policial por una temática más volcada al espionaje, pero con toques surrealistas. En su equipo creativo estará Marie Donaldson, quien será la que invente el personaje de Emma Peel (derivado del término sex appeal): una agente secreto que ha perdido a su esposo en el Amazonas, y que trabaja para la organización secreta conocida como el Ministerio, junto a John Steed – que para ese entonces McNee había pulido su personaje, convirtiéndose en el dandy inglés que hoy todos conocemos -.

Cambio de estilo

Ambos agentes ahora deberán combatir a científicos locos, ejércitos de robots, sociedades secretas del espacio exterior, y toda una galería interminable de sicodélicos personajes. Además, Peel es un personaje extraordinario que atrae al público masculino a la serie: enfundada en ajustados catsuits, peleando mano a mano con numerosos enemigos, dotada de una sensualidad extraordinaria.

El éxito de ‘Los Vengadores’

La quinta temporada ya es un rotundo éxito, y es filmada a colores, gracias a aportes de capitales americanos. Pero también es el comienzo del fin, ya que nuevamente otro protagonista de la serie partiría, y también sería por una oferta de trabajo de la serie 007: Rigg abandona su papel para ser la Condesa Tracy De Vicenzo en On Her Majesty Secret Service. La desaparición de Peel deja un vacío enorme en la serie; y si bien se reemplaza con Linda Thorson para la sexta temporada, la recién llegada es incapaz de llenar los zapatos de Rigg. Si Emma Peel era una femme fatal y una eficaz mujer de acción, la nueva agente Tara King es una veinteañera sin experiencia, demasiado simplista y sin talento para el combate.

El ocaso de la serie

Tara King es un personaje soso que mella profundamente en la popularidad de la tira. Y si había una química sexual reprimida entre Steed y Peel, aquí se reduce a una suerte de relación paternal que no ayuda con los elementos que hicieron popular a la serie. Clemens introduciría un nuevo personaje fascinante – el jefe de Steed y King llamado Madre, y personificado por Patrick Newell -, pero aún las extravagancias del jefe o de las misiones a cumplir no podrían rescatar a la serie del impacto del abandono de Rigg. Así es que en el último episodio de la temporada, Steed y King subiría a un cohete “casero” que había construido el agente en el patio de su casa. Y, por error, activarían los controles, partiendo con rumbo desconocido, mientras Madre – mirando a la cámara – asegura: “Ellos volverán”.

‘New Avengers’

Y ellos volverían en 1977. Un productor francés reúne a Thorson y McNee para un comercial de champagne, y la nostalgia invade a muchos. Este productor contacta a Clemens – en ese momento, dueño de los derechos de la serie -, y terminan por formar una alianza para producir una nueva serie con capitales ingleses, franceses y canadienses. El resultado sería The New Avengers, pero la serie iría a los tumbos.

El ocaso

El principal problema de The New Avengers era la ausencia de Rigg. Además, Steed no tenía co-protagonista femenina sino que era acompañado por un dúo de agentes. Y si bien la agente Purdey, encarnada por Joanna Lumley, era una digna sucesora de Emma Peel, lo cierto es que los guionistas dirigen su tensión romántica hacia el personaje de Gareth Hunt. Vale decir, McNee terminaba como una especie de invitado de lo que era su propio show, pensando los productores en continuar la serie con la pareja de jóvenes. No sólo se había perdido mucho del delirio en los guiones – eran más cercanos al espionaje corriente, aunque había algunos capítulos más fantasiosos involucrando a mediums u organizaciones que intentaban resucitar un cuarto reich -. También se había perdido la comicidad excéntrica que era marca registrada de la serie – The New Avengers se tomaba demasiado en serio a sí misma -. Entre el papel reducido de McNee y los problemas entre los productores – que empezaron a retirarse cuando la serie no obtuvo los números esperados -, The New Avengers no pasó de la primera temporada.

Sábados de espías: ‘Los Vengadores’ (The Avengers) (1961 – 1969)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*