Sábados de espías: Alex Dínamo, el James Bond mexicano

Hoy en nuestra sección de Sábados de espías: Alex Dínamo, el James Bond mexicano. El personaje creado por el director  René Cardona Jr., quien inspirado por las películas de James Bond, y sin miedo al ridículo, se le ocurrió el invento de un agente secreto al estilo del encarnado por Sean Connery, pero en versión fogosamente latina. Basamos esta sección hoy, de la escrita por José Xavier Návar en el portal Revés la cultura no mata. Bienvenidos.

Alex Dínamo

El primer agente secreto latinoamericano en el cine fue protagonizado por Julio Alemán ( (Morelia, Michoacán; 29 de noviembre de 1933 – Ciudad de México, 11 de abril de 2012). A decir verdad, gran parte de la culpa de que el también intérprete de Rockambole (un vengador enmascarado de uniforme) haya tenido que resguardar o solucionar los inexistentes secretos de lugares como Guayaquil, hay que adjudicárselos a René Cardona Jr.

La Bondmanía

En los sesenta, el personaje de James Bond y el mundo del espionaje era el ícono a seguir en la cinematografía mundial. En el Viejo Continente se convirtió en una fenómeno llamado Eurospy y en Hispanoamérica se conoció con Bondmanía. Y México no fue la excepción:  imitar a las superproducciones bondianas ya tenía sus bemoles para cuando se decidió rodar la primera de dos cintas cuyo protagonista fue Alex Dínamo: en lugar del lujo de las películas inglesas con altos presupuestos, se tendría el moderado lujo en las locaciones de Quito y Guayaquil, en Ecuador, y nada de derrochar dinero, filmar con lo estrictamente necesario, o sea, con lo que buenamente les permitió el subdesarrollo del momento anunciado como la “sensacional presentación del súper agente secreto Alex Dínamo en la más fantástica película de acción constante de realismo increíble”.

‘SOS Conspiración Bikini’

Se filmó a colores durante el mes de julio de 1966 en Quito y Guayaquil. Su estreno en México fue el 3 de agosto de 1967 y durante dos semanas consiguió acaparar la atención del público amante de cualquier clase de aventuras. Ni las poderosas y determinantes curvas de Sonia Furió, ni las de Sonia Infante, ni las de Maura Monti, entre otras, fueron capaces de conseguir siquiera una semanita más de éxito, a pesar de que la película es una joya del humor involuntario.

Su historia

La cinta comienza cuando Dínamo logra vencer a unos villanos que esconden drogas dentro de unos plátanos. Más tarde, Alex y su amante, Adriana, se las tienen que ver con el malo de la historia, Luigi, y sus esbirros que hacen sudar muy poco a Dínamo, quien incluso se da el tiempo para dilatar la pupila con las excelentes nalguitas de una convención de moda playera que se lleva a cabo en un hotel con casino de Quito: paralelamente, en el mismo lugar, se genera un encuentro femenil casi terrorista.

‘Peligro: Mujeres en acción’

Casi un año después llegó a los oídos de Alemán un rumor que luego acabaría confirmándose: regresaba Alex Dínamo. Para la segunda película, Alemán pidió garantías porque su imagen no volvería a mancharse a consecuencia de aventuras internacionales que destilaban precariedad. Sin embargo, tras un breve intercambio de golpes monetarios con Cardona Jr., terminó convencido de volver a encarnar al habilidoso agente latinoamericano. Además, las villanas representaban un verdadero reto; en especial las curvas importadas de Elizabeth Campbell y Amadee Chabot. Se estrenó el 17 de julio de 1969.

Preparación

Para su segunda aventura, Julio Alemán se preparó mejor y repasó las películas de James Bond. Trató de sentar un precedente porque no cualquiera era elegido así como así para ser el primer agente secreto latinoamericano. Se dice que Rodolfo Guzmán Huerta, El Santo (que no sólo era agente secreto en sus películas sino hasta miembro de la Interpol) nunca consideró como un serio contrincante (al menos en lo que a cintas de agentes secretos se refiere) al señor Dínamo, e incluso alguna vez afirmó que si a él le hubieran encomendado acabar con la organización terrorista de mujeres conocida como la SOS, sólo le hubiera bastado una película.

Conclusiones

Ya lo dice bien la lógica: hasta la aparición de Alex Dínamo, nunca antes en Latinoamérica, y mucho menos en Guayaquil, habían existido agentes secretos tipo James Bond (aunque Dínamo responda más al modelo subdesarrollado que al inglés): ¿Qué tipo de secretos se pueden ocultar, a menos que sean los domésticos? Sin embargo, ya se demostró con las dos películas del señor Dínamo que, tras muchas voluptuosas curvas, sí que las hay. Alex Dínamo el James Bond mexicano.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*