Miércoles de acción: el inolvidable Sean Connery

Esta semana el actor escocés está cumpliendo 90 años. Sean Connery fue el primer James Bond del cine, el carismático e inolvidable personaje de Ian Fleming que todavía sigue latente. Connery es el mejor 007 de la historia y para mi es el actor que me cautivó hasta su retiro en 2003. Bienvenidos a conocer un poco más en Miércoles de acción: el inolvidable Sean Connery.

Sean Connery

Su fama se la debe al personaje de James Bond. En los 60, se convirtió en uno de los actores más conocidos del mundo, el papel del agente 007, le daba toda la energía para ser venerado por hombres y mujeres en el mundo. El rostro duro, la mirada inquietante, el mechón que le caía en la frente, la voz gruesa y envolvente y su arrogante figura lo hicieron el prototipo ideal de la época.

De niño Sean Connery era de corta estatura, y pasaba desapercibido, cambió en su adolescencia cuando llegó a los 1,88 metros, época en la que empezó a pensar en la actuación y que lo llevó, incluso, a declinar un contrato en el Manchester United porque su vida deportiva sería corta, mientras que como actor podría trascender. Y así lo hizo hasta el 2003.

James Bond

Solamente seis películas, entre 1962 y 1971, con su personaje lo volvieron uno de los actores más populares y ricos en su momento. James Bond le cambió la vida al escocés y terminó odiando a su personaje porque su vida privada ya no existía, por eso, terminó de ser 007. Para regresar una vez más en 1983 con ‘Never Say Never Again’.

Su caracterización ha sido tan fuerte, que hoy, 54 años después de que la franquicia sigue vigente y con cinco actores que han personificado a Bond, él sigue apareciendo en la lista como el preferido por todos.

Actor

En 1988, Connery ganó el premio Óscar al Mejor Actor de Reparto por su papel en The Untouchables.​ Su carrera en el cine también incluye películas tales como Marnie, Robin y Marian, The League of Extraordinary Gentlemen, Indiana Jones y la última cruzada, La caza del Octubre Rojo, El hombre que pudo ser rey, El nombre de la Rosa, Highlander, Asesinato en el Orient Express, Dragonheart: corazón de dragón, y La Roca, para un total de 94 películas.

Sean Connery fue nombrado «Knight Bachelor» por la reina Isabel II en julio de 2000.​ Connery ha sido encuestado como «The Greatest Living Scot».​ En 1989, fue proclamado como «El hombre vivo más sexy» por la revista People y en 1999, a los 69 años, fue votado como «El hombre más sexy del siglo».

La infancia

Nacido en Edimburgo- Escocia en 1930, Thomas Sean Connery declaró que se le conocía por su segundo nombre, Sean, desde mucho antes de convertirse en actor, explicando que tenía un amigo irlandés llamado Séamus y todos los que los conocían a ambos decidieron llamarlo por su segundo nombre cuando estaba con él.

Su primer trabajo fue como un repartidor de leche.​ Posteriormente, se alistó en la Marina Real Británica, tiempo durante el cual se hizo dos tatuajes que, según su página web oficial, reflejan dos de sus compromisos personales: su familia y Escocia.

Posteriormente tuvo varios empleos diferentes, entre ellos conductor de camión, socorrista en las piscinas de Portobello, peón de granja, modelo artístico en el Edinburgh College of Art​ y pulidor de ataúdes. Su trabajo como modelo le reportaba 15 chelines por hora.​

Connery comenzó con el culturismo a los 18 años, y entrenó en gran medida con su antiguo instructor de gimnasia en el ejército británico.​ Bajo el nombre de Thom Connery, alcanzó el tercer puesto en la categoría de hombres altos de la competición de 1953 del concurso de NABBA Mr. Universo.​ Otro competidor, Johnny Isaacs, le sugirió que se presentase para la producción del musical de South Pacific, lo que le permitiría trabajar en teatro, televisión y, finalmente, en el cine.​ Como levantador de pesas, utilizó como alias su apodo de juventud, «Big Tom».

Rudo

Una anécdota de su juventud, Connery es atacado por una pandilla de Edimburgo,la Valdor Gang, y se enfrentó a seis miembros de la pandilla, tomó a uno por la garganta y a otro por el bíceps y chocó sus cabezas. A partir de entonces, se ganó el respeto.​

El escocés era un excelente futbolista. En una ocasión, Matt Busby, gerente del Manchester United Football Club, al verlo le ofreció un contrato por valor de 25 libras por semana. Connery admitió que estuvo tentado a aceptar, pero recuerda que, «Comprendí que un futbolista de primera categoría ya empezaba su decadencia a la edad de 30 años, y yo ya tenía 23. Decidí ser actor, que resultó ser una de mis decisiones más inteligentes».

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*