‘Dopamina’ una cinta íntima y personal de su directora

‘Dopamina’ es el primer largometraje documental de la directora caleña Natalia Imery Almario, quien nos acompañó en nuestro programa de ‘Popcorn en Bandas Sonoras’ para conocer sus impresiones sobre esta cinta tan íntima y personal que retrata de alguna manera, cientos de familias que viven la misma situación.

‘Dopamina’

En lo que podría llamarse un relevo generacional, la directora muestra su lucha y la de sus padres por las causas en las que se creen firmemente. Mientras durante su juventud ellos hicieron parte de grupos políticos de izquierda en búsqueda de una sociedad más equitativa, ella lo hace ahora desde las preguntas sobre la identidad sexual y de género, llenas también de violencia física y simbólica.

Esta también es una película sobre la familia y el amor que los blinda ante los avatares de la vejez y con ella enfermedades tan difíciles como el Parkinson, sobre el respeto a las decisiones personales y sobre las diferencias generacionales que solo pueden superarse a través del diálogo respetuoso, donde el entender tiene más valor que el imponer.

La directora

Natalia ha querido mirar hacia dentro de su vida y entender un poco más, las vivencias de lo que ocurría a su alrededor. Por ello manifestó que: “Cuando le conté a mis padres que me gustaban las mujeres, algo cambió radicalmente, fui comprendiendo con el tiempo la responsabilidad de esa decisión, en una sociedad que no está del todo lista para albergar nuevas búsquedas de identidad, decisiones sexuales y amorosas diferentes. Las preguntas que mis padres se hicieron por mi decisión han sido infinitas y los han cuestionado desde muchos lugares. Surgió entonces dentro de mí, un interés profundo en entender los cambios de paradigmas ideológicos y culturales que había entre la generación de mis padres y la mía. Dopamina contiene el alma del proceso interior que hemos vivido”.

Dale click al enlace y escucha la entrevista completa con Natalia Imery Almario

Tesis

La directora graduada de la facultad de Comunicación Social del Valle tuvo como proyecto de tesis, comenzar a plasmar ‘Dopamina’, pero desde una manera más casera, recogiendo el material visual que tenían guardado en la historia de la familia. Hoy, la cinta es una realidad que tuvo que volverse hacer casi por completo y rescatando algunas imágenes de esa imágenes en video para afianzar el proyecto que hoy es se encuentra en salas de cine de Bogotá, Cali y Medellín.

Puestas en escena

Uno de los aspectos a resaltar en la historia, es la visión íntima de una familia que lucha por la enfermedad del padre de Natalia que tiene Parkinson y que lucha a través del ejercicio para seguir al ritmo de su vida, pero con las limitaciones del caso, y la aceptación por parte de sus padres por el sentimiento que tiene Natalia por las mujeres. Para recrearlo, la directora realizó puestas en escenas con su propia familia para hacer más verídico las sensaciones ante el espectador y ella misma, que la idea era recrear lo más real su vida.

Conclusiones

Finalmente podemos decir que, Dopamina según la directora: “es la hormona que deja de producir el cuerpo por el Parkinson, la enfermedad que tiene mi padre y que, para mí, se convirtió en un catalizador de preguntas y reflexiones sobre mi vida, expuesta en un trabajo creativo que me permitió establecer puentes entre mis padres y mi vida”.

A quienes les gusta las películas íntimas, llenas de emotividad, no pueden dejar de verla. Natalia afirma lo siguiente: «Reflexionar sobre mi lugar de enunciación, de dónde vengo, quién soy y desde dónde me paro para mirar el mundo. Creo que hay cosas que una no elige, sino que ellas te eligen a ti. Yo sentía un impulso por contar esta historia, solo tuve que llevarlo a cabo.»

Ficha técnica

Título original: Dopamina   Año: 2019   Duración: 88 minutos   País: Colombia   Dirección y guion: Natalia Imery Almario   Música: Irene Rodríguez Tremblay, Luis Carlos Salazar   Fotografía: Laura Imery Almario   Reparto: Documental, (intervenciones de: Ricardo Imery Valderrama, Gloria Almario Álvarez, Natalia Imery Almario)   Productora: Co-production Colombia-Argentina-Uruguay; Contravía Films, Guazú Media, Natalia Imery Almario, Oh My Gomez! Films   Género: Documental | Familia. Homosexualidad

2 comentarios

  1. Gracias a Natalia por compartir su intimidad y la de su núcleo familiar. Ojalá pueda llegar a miles de hogares porque es un reflejo donde muchos se pueden identificar, independiente de la inclinación sexual que tomen los hijos, fueron muy valiosas esas escenas tan bonitas de cuando un hijo se abre a sus padres y abre el corazón, la mente y expresa el sentimiento para mostrar sin temor todo su ser sin ningún temor…uyy! Esto valió el trabajo. Siempre he cuestionado como los mismos padres desde su ignorancia, crean barreras y bloquean la libre expresión de los que tanto aman…sus propios hijos! haciendo que estos busquen afuera quien los escuché para sentirse valorado. El documental es rico en este tipo de elementos, donde de manera original y natural proyecta diálogos de diversos temas desde lo más cotidiano hasta lo más filosófico. Ojalá se empiece a despertar conciencia desde este importe núcleo familiar y que en un mundo tan exageradamente dinámico y abierto, los padres sean los que generen espacios dónde se pueden hablar de temas sin ningún tabú. Espero que muchas familias lo vean de esta forma.
    ‌Otro asunto interesante por mencionar es la enfermedad de Parkinson de su padre y no fue precisamente causado por la sensatez de Natalia ante ellos, no. Casi que podría afirmar que más bien fue un escape que su cuerpo encontró para somatizar lo que sus emociones querían reventar y la salida más apropiada para que el cuerpo de su padre expresase todo los sentimientos guardados por años, fue el momento de la sinceridad de su hija cuando les confesó su inclinación sexual… El Parkinson representó la represión que su padre contuvo por todo aquello externo que no era cambiable…el mundo! cómo popularmente se dice: la gota que reboso la taza. Sus emociones ya venían trabajando en su cuerpo porque él siempre estuvo paralizado de rabia, furia, dolor por lo que pasaba afuera y porque no podía arreglar o cambiar el mundo y los años le fueron cobrando esa lucha, ese movimiento que de joven promulgaba y por una parálisis.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*